Entrevista Cherry Massia - ESPACIO ABASTOS
coworking, Madrid, estudio, fotografía, fotografia, diseño, talleres, eventos, local, alquiler
2063
page-template-default,page,page-id-2063,qode-social-login-1.0.2,qode-restaurant-1.0,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-4.6,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

Hoy hablamos con Irene Romero, sevillana, amiga y diseñadora de Cherry Massia, una marca que reinterpreta los códigos de lujo urbano, con una estética trash, y un fuerte significado conceptual.

 

Después de este mes en casa, ¿cómo lo estás llevando?

Pues siendo muy sincera, nunca había dormido tantas noches seguidas sin tener ansiedad. Estoy bastante contenta y tranquila, reflexionando mucho sobre mí misma, sobre el mundo, sobre mí misma en el mundo… Este mes me ha hecho ser aún más consciente de la suerte que tengo en la vida y en mi carrera. Además siempre he sido muy de estar encerrada en casa, no me cuesta en absoluto.

 

En este contexto de confusión, y rozando un poco la desesperación laboral ¿has sentido que aumentaba la competitividad, aunque fuese de manera virtual?

La verdad es que tengo sentimientos encontrados. Por un lado, muchos de nuestros proveedores están cerrados, por lo que veo muchas firmas haciendo ofertas especiales o vendiendo sus samples, no creo que haya nadie produciendo cosas nuevas, ya que el mercado está algo incierto ahora mismo. Creo que la gran mayoría de nosotros (sobre todo las firmas emergentes) nos hemos visto obligadas a disminuir nuestra producción y nuestro ritmo de trabajo. Al menos yo lo siento así, sentía más competencia antes del coronavirus. Aunque sí que es cierto que ahora todas las firmas a nivel internacional están lanzando sus propias mascarillas, pero es normal y era evidente que iba a pasar.

Espero que cuando volvamos a la realidad, se haya generado una conciencia común y se reduzca un poco el ritmo frenético de producir por producir sin sentido. 

¿Cuáles están siendo tus mayores dificultades?¿Qué es lo más positivo que encuentras a la situación?

Mis mayores dificultades son principalmente que no sé si puedo ir a mi taller sin riesgo de ser multada. Tengo allí todo, mis máquinas, mis telas, mis patrones… Por otro lado, es un poco complicado comprar fornituras ahora mismo. Así que estoy un poco paralizada en ese sentido. 

Desde que empezó esta situación he intentado centrarme en el lado positivo del asunto y a pesar de lo anterior, creo que hay bastantes ventajas. En primer lugar, estoy intentando tomarme esto como un retiro creativo, me encanta la sensación de no tener presión para diseñar, es como si se hubiera parado el tiempo. Por otro lado estoy aprovechando para avanzar ciertas cosas que tenía pendientes, lo típico de que con el ritmo de la vida lo vas posponiendo porque hay otras prioridades más urgentes y ahora es el momento perfecto para hacerlas de una vez.

Además a nivel personal, me he reencontrado conmigo misma, he tenido tiempo para pensar y reflexionar y de ahí solo puedes sacar cosas positivas de cara al futuro.

¿Cómo crees que te puede afectar el problema que estamos viviendo actualmente frente a tu futuro?

Bueno, el primer inconveniente va a ser en el plano económico. Es lo que más me preocupa ahora mismo, tanto mi propia economía, como la de mis clientes. Pero estoy segura de que sabremos adaptarnos a las circunstancias que se nos vienen encima de un modo u otro.

 

Antes de empezar la cuarentena, presentaste una colección cápsula con Grimey Wear, ¿cómo surgió esta colaboración?

Lo de Grimey ha sido una locura, aún me cuesta creérmelo. Ha sido un honor poder trabajar mano a mano con ellos, son increíbles profesional y personalmente. Actualmente compartimos showroom (Wag1 Studio), pero cuando me propusieron la idea yo aún estaba en Sevilla e iba por libre. Se pusieron en contacto conmigo porque vieron mi primera colección en Samsung EGO y les gustó mi trabajo. Somos firmas muy diferentes, pero tenemos bastantes cosas en común y empezamos a trabajar desde ahí.

 

¿Qué va a ser lo primero que hagas cuando puedas salir de casa?

Pues tengo muchas ganas de ver a mis amigos y de volver al taller y poder hacer algo de una vez. También de ir a Sevilla, a mi pueblo y ver a mi madre, que no la veo desde el desfile y la echo mucho de menos.