Entrevista E1000 - ESPACIO ABASTOS
coworking, Madrid, estudio, fotografía, fotografia, diseño, talleres, eventos, local, alquiler
1994
page-template-default,page,page-id-1994,qode-social-login-1.0.2,qode-restaurant-1.0,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-4.6,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

¿Cómo estás llevando la cuarentena? 

Bastante bien para la situación que vivimos y mi naturaleza callejera. He vivido momentos personales difíciles que lo han hecho aún más extraño. Al principio pensaba que no iba a soportarlo y miraba por la ventana totalmente absorto hacia la calle mientras imaginaba lo que podría hacer desde allí. Pero poco a poco relativizas la situación y se encuentra una salida, siempre hay pequeñas vías de escape, en el fondo no queda otra que adaptarse a esta circunstancia. Tenemos todo el tiempo del mundo y es lo que nunca hemos tenido, creo que eso juega a nuestro favor. He estado abriendo cajas llenas de recuerdos de una mudanza de hace 20 años y gracias a eso mantengo mi tiempo de ocio entretenido.

 

¿En qué estás dedicando el tiempo? 

Todo esto me ha servido para retomar un proyecto de escritura personal que llevo haciendo desde 2010, cuando tuve una experiencia muy loca que pensé que si no la plasmaba no me la iba a creer ni yo mismo… y empecé un diario de historias que he vivido mientras intervengo en el espacio público, que espero terminar (al menos hasta el presente) cuando todo esto acabe y buscar forma de compartirlo. Creo que es el momento perfecto, porque han pasado 10 años desde entonces y nunca he estado tanto tiempo sin hacer cosas de calle y ahora es ideal para rememorar esos momentos, verlos con perspectiva y llevarlos a la dimensión del relato. Me parece la forma más coherente de compartir mi experiencia, que considero lo mejor que tengo.

En este contexto de confusión, y rozando un poco la desesperación laboral ¿has sentido que aumentaba la competitividad, aunque fuese de manera virtual?

Lo he vivido más como un aumento de la actividad en redes brutal que como una competitividad.  Por mi parte prácticamente he publicado solo mis historias diarias en paseos a la tienda de alimentos, imágenes cotidianas y algunas cosas que han aparecido en el baúl de los recuerdos. Pero a partir de ahora comenzaré a sacar más cosas de otro baúl de los recuerdos, el digital, tengo bastante material de calle sin compartir aún.

 

¿Cómo crees que te puede afectar el problema que estamos viviendo actualmente frente a tu futuro?

Está siendo un buen reseteo y lo cierto es que no me asusta lo veo incluso positivo, siempre vienen ideas en momentos de crisis, toca reinventarse y amoldarse al carácter de la situación. Creo que esto ha dejado a la vista que nuestra función aunque no sea esencial, es en parte necesaria para mantener el bienestar emocional por ejemplo evadiendo a la gente a través del scroll y dar forma de entretenimiento a esta extraña realidad.

¿Cuáles están siendo tus mayores dificultades?

Para ser honesto se me atragantan muchas cosas de todo esto; por un lado ver el comportamiento de parte de la sociedad convirtiéndose en policías y jueces de sus propixs vecinxs, los medios de comunicación sembrando el miedo, es como si hubiéramos llegado en unas semanas a ser protagonistas de una novela de George Orwell. Hay todo por decir y por hacer. A veces pienso que la pandemia somos nosotros y la naturaleza es la vacuna. En lo artístico personal me cuesta pasear por la calle de forma limitada y no poder llevar a cabo cosas que me vienen a la cabeza por encontrarnos en un estado de alarmismo mediático y de poder.

 

¿Qué es lo más positivo que encuentras a la situación? 

Detener el tiempo frenético al que acostumbrábamos, bajarnos un rato de la rueda de hamster y poder sentarnos junto al comedero y las cosas esenciales para disfrutar de otra perspectiva diferente que no habíamos tenido hasta ahora. En los retos siempre me parece importante sacar algo positivo, suponen un esfuerzo para la creatividad y es la mejor forma de afrontar estar en la jaula.

Ya que gran parte de tu obra tiene su lugar en las calles, ¿has encontrado nuevos modos de canalizar tu creatividad  y expresarte en casa?

Sí, he encontrado nuevas formas. A parte de centrarme en el trabajo de estudio, recojo cosas en paseos y pienso en utilizar otros materiales que ahora están en mi entorno, en realidad trabajo mucho con la cotidianidad y esta situación me lo pone fácil. Dentro de poco volveré a publicar cosas y se podrán ver esos experimentos. También me doy paseos en street view y entre las fotos que sube la gente buscando spots para intervenir. Se puede decir que he cambiado el Street art por el Street View.

¿Estás viendo ya nuevas piezas en base al mobiliario de tu casa? 

En base al mobiliario de la casa aún no, pero sí se me han ocurrido cosas para hacer en el interior y alguna tiene que ver con un mueble incluso. Si esto se alarga igual se empieza a llenar la casa de pequeños detalles por descubrir.