Entrevista posada norte - ESPACIO ABASTOS
coworking, Madrid, estudio, fotografía, fotografia, diseño, talleres, eventos, local, alquiler
2099
page-template-default,page,page-id-2099,qode-social-login-1.0.2,qode-restaurant-1.0,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-4.6,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

Ellas son Lucía e Inma, fundadoras de Posada Norte @posadanortecantabria, un alojamiento rural en el corazón de Cantabria que abrió sus puertas en Enero y en el que, cuando volvamos a ser libres, podrás pasar unos días perfectos de desconexión, desayunar a base de productos locales que ellas mismas cultivan y disfrutar de un entorno verde 100%.

 

¿Cómo estáis llevando esta cuarentena? ¿Estáis trabajando en nuevos proyectos para la Posada?

 

Con calma y sosiego. Nos encontramos serenas a pesar de todo y nos estamos enfocando en nuestro crecimiento personal. Leemos más que nunca, tomamos mucho café y algo de vino también 🙂 y estamos dejando que la tierra nos enseñe; nos hemos metido de lleno en preparar el huerto y hemos rescatado la estructura de un viejo gallinero para renovarlo. Ambos proyectos nacen de la reflexión de una necesidad de auto-abastecimiento y de cara a un futuro próximo, cuando todo esto pase, ofrecer a nuestros clientes esta materia prima. Por otro lado, y en relación a este cuidado personal del que hablamos, estamos desarrollando otro proyecto en el que acogeremos a clientes que quieran hacer un reset en su alimentación, un fin de semana Detox en el que conectarse más con unx mismx a través del alimento. Resumiendo… nos consideramos muy afortunadas de estar pasando la 40tena en este lugar tan inspirador.

¿Cuáles están siendo vuestras mayores dificultades? ¿Qué es lo más positivo que le encontráis a la situación?

La incertidumbre de no saber cuándo podremos retomar nuestra actividad es lo más preocupante, apenas acabábamos de empezar ( abrimos nuestras puertas en enero ), y nos ha pillado todo por sorpresa, como a la mayoría. No obstante consideramos que este “parón” es a la vez un regalo, tenemos todo el tiempo del mundo para nosotrxs, tiempo que por norma general suele faltarnos a todxs. Es ahora cuando se nos brinda la posibilidad de poder elegir verdaderamente en qué invertir nuestro tiempo, y si lo haces bien resulta muy enriquecedor.

 

¿Qué recomendaciones nos hacéis para pasar el tiempo que nos queda confinadas?

 

Hacer mucho el amor, pedir plantas por internet y valorar lo que suponen en nuestras vidas, os recomendamos, por cierto, -que viene como anillo al dedo para esta pandemia-, el libro de Stefano Mancuso, La nación de las plantas. Dedicarse tiempo a unx mismx y cuidarse, y reconsiderar qué es de verdad esencial en nuestras vidas, creemos que este debe ser un punto de inflexión importante durante y después del Covid. Oír buena música y no olvidarse de lo que es un buen baile, que habrá que volver a las pistas en algún momento! Ah, y hacer mucho deporte!

¿Cómo veis la situación en las grandes ciudades desde el campo? 

 

Desde nuestra afortunada perspectiva y desde nuestro jardín se nos hace complicado pensar en la ciudad ahora mismo. Aquí todo es mucho más tranquilo y por tanto tampoco tenemos ese choque frontal de lo que, imaginamos, debe estar siendo estar en confinamiento tantos días en una capital. Esta es otra de las cosas que nos parece digna de una reflexión: cómo habitamos los espacios y cómo nuestra historia ha menospreciado el mundo rural. Debe ser asfixiante estar en un piso sin poder salir a una zona verde que al menos te oxigene o no tener un trozo de tierra en el que sembrar los alimentos que nos salven si el mundo sigue en colapso.

¿Nos podéis recomendar alguna receta que aún no hayáis compartido en redes?

 

Esta 40tena también nos ha servido para mirar la alimentación de una manera más consciente, ya que esta es la clave de nuestro bienestar y en momentos como este, mantener la mente lúcida y no dejar que la ansiedad gane terreno es fundamental. Hemos convertido nuestra cocina en un laboratorio vegetal, estamos haciendo una transformación paulatina hacia un flexivegetarianismo bajo en carbohidratos, y no paramos de investigar con nuevas mezclas de alimentos y sabores. Os recomendamos estas dos recetas muy distintas, pero muy fáciles y deliciosas: nori maki de arroz de coliflor: primero, picar la coliflor hasta conseguir que parezca arroz, después extiende este “arroz” en el alga nori, junto con vegetales que te gusten ( zanahoria, aguacate, pepino, portobello salteado y un poquito de cebolla ), nosotras le damos un toque especial poniendo también manzana. Enróllalo y a disfrutar!

La otra receta es un curry vegetal de garbanzos y mango: sofreír por este orden, y troceado, ajo, cebolla, calabacín, zanahoria. Salpimenta y deja unos 20 minutos a fuego medio. Una vez las verduras estén blandas, le añadimos un bote de leche de coco, dos cucharadas soperas de curry en polvo, un poco de comino y si te gusta el picante, puedes poner escamas de chile. Ahora es momento de cortar el mango ( que esté maduro ) y añadirlo junto con los garbanzos ( ya cocidos ), dejar otros 20 minutos hasta que la textura y el color sean homogéneos. Puedes acompañar este plato de arroz basmati, pero entonces no será bajo en carbohidratos  😉